3 simples mascarillas caseras para hidratar la piel

oatmeal-weight-loss

Máscara facial de avena

Combina ½ cup de agua caliente (no hirviendo, solo caliente) y 1/3 cup de avena y deja que se asiente durante 2-3 minutos. Una vez pasado el tiempo, añade 2 cucharadas de yogurt natural, 2 cucharadas de miel y la clara de un huevo.

Aplica una capa fina en la cara y deja que actue durante 10-15 minutos.

Aclara con agua templada.


49050-galaktokomika-tyrokomika-proionta-galaktokomika-proionta-ilioypoli-ryzogalo-giaoyrti-krema-sokolata-pagoto-kaimaki-mpakogiannis-ioannis-54

Máscara facial de Yogurt

Para limpiar tu piel y afinar los poros simplemente tienes que untar algo de yogurt en la cara y dejar que actué durante 20 minutos.

Para una máscara facial revitalizante, mezcla 1 cucharadita de yogurt natural con el zumo de ¼ de una naranja, algo de su pulpa y 1 cucharadita de aloe.

Deja que la mezcla actué en tu cara por al menos 5 minutos antes de aclararla


olive

Máscara facial de limón

Con sólo el zumo de un limón y ¼ cup de aceite de oliva o aceite de almendras dulces crearas una máscara facial que te exfoliará e hidratará al mismo tiempo.

Tips y consejos para mantenerte en forma

Haz ejercicio cuando puedas y te apetezca. Entrenar no es seguir una rutina al pie de la letra, si puedes hacer eso y no tienes nada que te detenga, perfecto, pero a veces, en el momento de hacerlo estás cansado, y quizás tengas un momento del día en el que te sientas súper fresco y no tengas nada que hacer, así que en ese momento levántate y haz algo de ejercicio, no importa lo que sea siempre que hagas algo.

Si amas la comida tanto como mantenerte en forma y no puedes vivir sin al menos un capricho, elige una o dos comidas de la semana en la que comes lo que quieras y el resto de la semana come saludable. De esta forma, al limitarlo a un tiempo y momento predeterminado, no comerás mucho porque no se puede comer demasiado de una sola sentada y evitarás caer en la tentación muchos días. “Comer un día bien no te hará ningún bien, comer un día mal no te hará ningún mal”

Sí te estresa pensar en las calorías, no pienses en ellas, así de simple. A menos de que estés haciendo un entrenamiento profesional no tienes por qué contarlas para mantenerte en forma. Ejercítate lo más que puedas, come lo mejor que puedas y olvídate de estar haciendo cálculos mentales. Sí eres una persona que le cuesta vivir saludablemente, el esfuerzo extra que conlleva contar las calorías puede hacer que te canses y dejes de entrenar.

Cada persona es diferente, una cosa que funciona para una no quiere decir que funcione para otra, por lo tanto no hay una fórmula perfecta para ponerte en forma, prueba y encuentra lo que te va mejor y lo que te gusta más.

Hacer ejercicio, trabajar y tener vida personal, solo pensarlo suena agotador, y la clave para sobrepasar esto es cómo te alimentes. La comida es tu fuente de energía principal y sí te sientes cansado es que no estás alimentando a tu cuerpo como debes. Bebe más agua, come más frutas, vegetales, legumbres, granos integrales, nueces, etc. Sí no alimentas a tu cuerpo con la comida correcta, no vas a tener energía.

Sí quieres añadir suplementos a tu dieta y no sabes que elegir, es muy simple, ve a por lo que tienes carencia.

TIENES que comer frutas y vegetales. Los minerales que necesitas para que tu cuerpo funcione se encuentran en éstos. Sí no te gustan prueba añadirlos a otras cosas o añádeles especias, para “disimular” su sabor, poco a poco te irás acostumbrando.

“Es que no tengo tiempo”. Sí esa es tu razón para no hacer ejercicio y llevar una vida saludable, es que no has conseguido la motivación adecuada. Todo el mundo quiere empezar porque se quiere ver bien, pero intenta empezar con el objetivo de sentirte bien, saludable y fuerte. Hay miles de opciones, busca la que más se adapte a ti.